El Clima

El clima afecta la planificación de sitios a varios niveles. En el sentido más extenso, es simplemente importante conocer las características climáticas de una región mayor dentro de la cual el sitio está siendo planificado. Casi todo Centro América y El Caribe quedan en una zona tropical y tibia donde las temperaturas casi nunca bajan del ponto de congelación y la lluvia es generalmente copiosa. Al estar dentro de esta zona macro climática, sin embargo, hay muchas variaciones locales que dependen de características geográficas específicas que influyen las diferencias en la lluvia, el viento, la vulnerabilidad a tormentas costeras incluyendo huracanes y tanto los promedios diarios como los anuales y los alcances de las temperaturas locales. Aun en La República Dominicana, por ejemplo, hay por lo menos cuatro zonas climáticas mayores influenciadas por la presencia de montañas, costas y direcciones del viento dentro del circundante Mar Caribe.

Al nivel de un sitio individual, el micro clima que afecta la comodidad humana puede ser modificado directamente por la retención o remoción de la cubierta de árboles, la construcción orientada con relación al sol y a las tierras de los alrededores, los masas de agua, los vientos prevaleciente, el color de la construcción y la pavimentación de las superficies y los diseños específicos de construcción con características tales como los porches. Históricamente, una gran parte de la arquitectura vernácula se ha dado como respuesta al clima con el fin de mejorar la comodidad humana. Esta sección destaca las formas en que la planificación del terreno puede hacer que una urbanización sea más cómoda, sostenible y menos vulnerable a la luz de las condiciones climáticas locales.

Tabla 2.3.1 Gráfica Comparativa de Temperaturas Dentro de la Region

Tabla 2.3.1 Gráfica Comparativa de Temperaturas Dentro de la Region

Visión General del Clima Regional

Sobre todo, el esquema climático de Centro América y las islas del Caribe oscila de semi tropical a tropical. La Tabla 2.3.1 señala una simple gráfica comparativa de las temperaturas en altitudes variadas dentro de la región, sin detallar las variaciones de las estaciones. Estos factores influyen la planificación del terreno afectando la cantidad de calor o de enfriamiento necesario para optimizar la comodidad humana, mucho de lo cual se puede lograr a través de adaptaciones en el paisaje y el diseño de la construcción.

La mayor variación de las estaciones se debe no a la temperatura, sino a la lluvia. Las variaciones en el tiempo de las épocas secas o lluviosas ocurren a través de la región y dentro de los países individuales, dependiendo de las localidades a favor o en contra del viento, las elevaciones y las posiciones relativas a los alcances específicos de las montañas. Las variaciones de las estaciones también ocurren en las direcciones prevalecientes del viento y ciertamente en la ocurrencia de tormentas tropicales, las que típicamente ocurren entre agosto y noviembre. Los huracanes son la categoria más violenta de las tormentas tropicales, con vientos a velocidades que exceden los 120 kilómetros por hora. Las tormentas costeras, que son menos violentas, aún representan peligros significativos mediante inundaciones y haciendo daño con los vientos o deslizamientos a las estructuras menos firmes o a aquellas situadas en pendientes más empinadas.

Cuando se está planificando una urbanización en la región, es esencial empezar por documentar la información climática. Las fuentes de información incluyen a los servicios meteorológicos nacionales, a los departamentos meteorológicos de la universidad, a las agencias climáticas internacionales y a una red variada de técnicos que guardan información del tiempo para ciudades particulares, regiones y naciones. La Tabla 2.3.2 muestra una matriz para resumir tal información con respecto al desarrollo de un sitio en particular. También se puede registrar información más detallada en gráficas separadas para cuestiones climáticas específicas.

Examinando las Diferencias en el Clima Local

Una vez que se ha recolectado la información macro climática en general, es importante analizar las características específicas del paisaje local que afectan el microclima del área inmediata. La proximidad a la costa es un indicador mayor de vulnerabilidad a vientos bajos huracanados, los cuales tienden a disiparse a medida que se internan en la tierra, porque ellos toman su fuerza de las aguas tibias del océano. Las velocidades de los vientos huracanados también declinan significativamente al encontrarse con cerros y montañas, pero estos obstáculos topográficos pueden inducir una mayor tormenta local como resultado.

De la misma manera en que las brisas del océano refrescan las áreas frente a las costas, las masas de agua de suficiente tamaño pueden producir un efecto refrescante en los alrededores inmediatos, al igual que las cataratas de altura moderada. El agua simplemente se calienta o se enfría más despacio que la tierra y la atmósfera de los alrededores y la convección resultante modifica las temperaturas cercanas a la zona costera.

La Influencia del Microclima Dentro de un Desarrollo Urbano

Mitigando el daño de un huracán. Es obviamente imposible alterar el potencial de ataque de un huracán, pero es posible reducir el impacto físico de la tormenta en el medio ambiente construido, tanto por medio de mejores técnicas de construcción (el objetivo de la serie de entrenamientos de la Asociación Nacional de Constructores de Casas) y a través de diseños en el sitio.

Los edificios peligrosamente expuestos generalmente son aquellos que enfrentan directamente las costas donde los huracanes hacen su aterrizaje típicamente, sin cubierta vegetativa o formas de tierra que puedan intervenir, tales como dunas, para aminorar el poder del viento. En estos casos, usted puede seguir tres opciones, de la manera siguiente:

Haga la urbanización retirada del agua. Mantenga por lo menos suficiente distancia para evitar impactos directos de las oleadas de la tormenta. Si no es posible mantener una distancia retirada que evitará todos los impactos de la oleada, sería conveniente por lo menos minimizar esos impactos mediante la orientación perpendicular de los edificios (el lado más angosto hacia adelante) con respecto a la ribera para permitir que más agua pase el edificio y que se retire y así le pegará menos agua de frente— lo que nos lleva directamente al próximo punto.

Eleve los edificios. Por lo general, esta es la mejor solución próxima para la vivienda. El elevar en pilotes permiten que el viento y el agua se muevan debajo del edificio para que las oleadas de la tormenta no le peguen directamente. Es esencial, sin embargo, asegurar la integridad de la estructura de estos soportes.

2.3.1: Seccíon transversal típica de las dunas.

2.3.1: Seccíon transversal típica de las dunas

Mantenga la cobertura vegetativa y las dunas naturales. Desde la perspectiva de diseño del paisaje, sin embargo, es posible reducir los impactos del viento mediante la preservación de la cobertura forestal que ya pueda existir, especialmente árboles que por naturaleza son lo suficientemente fuertes para aguantar vientos o cualquier sistema de dunas, colinas bajas que ya puedan existir, además es importante preservar otras formas de cobertura de plantas en todas las dunas debido a que el efecto de estabilización del suelo de tal vegetación puede minimizar la erosión proveniente de las olas en las zonas costeras, reduciendo así una amenaza a largo tiempo a la estabilidad de los desarrollos urbanos costeros. La Figura 2.3.1 ilustra como tales sistemas pueden asistir en la protección de viviendas contra oleadas de tormentas y de los vientos.

Los árboles como artefactos de enfriamiento. La cobertura forestal y los árboles individuales proveen sombra. El efecto de enfriamiento que nos proporciona puede obtenerse, ya sea mediante la preservación del bosque natural o a través de plantaciones estratégicas. En último caso, los tipos de árboles que más soportan deberán ser considerados cuidadosamente de acuerdo al clima que los rodea, los suelos, la altitud y otros factores, idealmente por medio de la consulta a un experto en botánica o a un arquitecto paisajista.

2.3.2: La influencia del microclima.

2.3.2: La influencia del microclima

Escoger los lugares para tales árboles es crítico, debido a que al darles sombra a las ventanas de esos edificios que están de frente al sol en el momento más caliente del día, puede afectar la temperatura interior del edificio (Figura 2.3.2), aunque el sol tropical por lo general se encuentra bien elevado, las temperaturas de la mañana y de la tarde dependen de las exposiciones orientales y occidentales y de la posición de las ventanas con relación al paso del sol. La cobertura forestal también sirve para moderar la exposición al sol fuerte en las áreas exteriores y debe considerarse cuidadosamente para ese propósito. Por ejemplo, si los pasajes para peatones u otros caminos son parte del plan del sitio, una sombra efectiva puede hacer estas áreas más hospitalarias en esos días calientes que en un ambiente sin arboles y vegetación.

La cobertura forestal también desempeña un papel al hacer que las superficies pavimentadas sean más tolerantes. Los árboles de la calle, situados en la mediana o a la orilla de la calle, pueden moderar por lo menos algo el calor reflejado por las superficies pavimentadas, al igual que puede hacerlo la plantación estratégica de árboles dentro de los lotes para estacionamiento, sin embargo se debe tener cuidado, en proporcionar un espacio adecuado y un ambiente viable para tales árboles.

Los árboles de la calle se encuentran a menudo bajo gran tensión ambiental, y no siempre sobreviven mucho tiempo. Es importante escoger especies más fuertes de árboles conocidos que pueden soportar tales circunstancias y plantarlos en ambientes que aseguren un flujo adecuado de agua y aire en el suelo de los alrededores del sistema de sus raíces. Requerirá demasiado detalle, enlistar familias específicas que serían apropiadas para la variedad de ambientes a través de toda la región, dadas las diferentes altitudes y condiciones. En cambio lo recomendable es consultar con un experto en botánica, o el departamento forestal de una universidad local, o con expertos forestales de alguna agencia internacional especializada en agricultura, parques o el medio ambiente.

Durante la construcción, las urbanizaciones deben considerar usar superficies pavimentadas que permitan que el agua se filtre dentro del suelo, tales como bloques porosos de "Gramacreto", estos proporcionan una superficie dura para estacionarse o caminar, permitiendo la filtración del agua .también para reducir el reflejo del calor de regreso a la atmósfera, lo que constituye uno de los mayores problemas con el asfalto.

El agua como un refrescante. Los lagos naturales no son un atractivo ambiental que se encuentran frecuentemente en nuevos sitios de urbanizaciones, pero pueden brindar frescura a medida que el aire se mueve a través de la superficie del lago, enfriando ese aire. Tales lagos también proporcionan valor estético y oportunidades de recreación. Pero otras maneras de refrescar los ambientes calientes pueden ser diseñadas a través de elementos como fuentes públicas en parques. Las comunidades menos pobladas pueden encontrar tales fuentes como una extravagancia ya que éstas necesitan mantenimiento, sin embargo moderan la temperatura dentro de una área limitada. Por otro lado, las fuentes de agua estancada hechas por el hombre, tales como lagunas o charcos causados por un pobre drenaje, pueden volverse fuentes de enfermedades debido a su potencial como lugares para crianza de zancudos. Por lo tanto, el almacenamiento exterior del agua se debe considerar muy cuidadosamente para evitar errores que puedan necesitar ser rectificado más adelante.

2.3.3: Matriz que ilustra los efectos medidos de color oscuro y claro de tejados.

2.3.3: Matriz que ilustra los efectos medidos de color oscuro y claro de tejados

2.3.4: Movimientos típicos de viento por laderas y orillas.

2.3.4: Movimientos típicos de viento por laderas y orillas

El enfriamiento como una meta en el diseño de una construcción. Los colores oscuros absorben el sol; los colores brillantes lo reflejan. No es ningún accidente que la mayoría de los edificios en los países tropicales han tenido tradicionalmente tonalidades blancas o pastel. Estos colores minimizan la absorción del calor solar del edificio. Este principio es particularmente importante con respecto a las azoteas y puede valer la pena incorporarlo dentro de los principios de diseño para construir exteriores en climas cálidos. La figura 2.3.3 ilustra los efectos medidos del color claro y el oscuro de terrazas en las temperaturas de la superficie cuando se comparan con el aire exterior. Al mismo tiempo, una mayor absorción solar puede ser deseada en realidad en lugares altos donde las temperaturas son más frescas, pero esta situación probablemente ocurre en la región sólo en elevaciones muy altas y puede depender también de otras características climáticas locales, incluyendo la dirección de la exposición solar y las sombras de las montañas aledañas.

Los climas más tibios han generado por mucho tiempo adaptaciones en diseño de edificios con el objetivo de proveer tanto sombra como brisas frescas a los ocupantes. Los pórticos con sombras cumplen con este objetivo, al igual que los balcones, los aleros sobresalientes y otros similares, especialmente cuando su orientación solar se considera cuidadosamente como parte de un esquema de diseño completo. Aunque estas características son parte de un diseño de construcción, es ciertamente posible considerar la localidad del edificio, los materiales de construcción y el diseño exterior durante el curso de la planificación del terreno, como una medida para humanizar el ambiente construido para adquirir mayor comodidad natural.

Aprovechar de los movimientos del aire natural a lo largo de las pendientes puede servir para refrescar durante el día y dar calor durante la noche. Debido a que el aire tibio cerca de la superficie de la tierra la calienta y se expande; este aire más liviano y más tibio tiende a elevarse en las pendientes, produciendo aires ascendentes durante las horas del día, en la tarde ocurre lo contrario con los vientos descendientes en las pendientes locales, llevando aire más fresco que se precipita a niveles más bajos.

Es importante aprender cuanto sea posible acerca del contexto local de tales esquemas para poder maximizar los beneficios de la comodidad de un buen diseño. Muchas estructuras que utilizan los estilos de la arquitectura vernácula ya aprovechan de los movimientos naturales del aire al dejar que éste entre más fresco al edificio al nivel del suelo, creando mecanismos que permitan la salida de aire más caliente a través del techo o de la terraza. Los diseños de construcción deberán seguir esta lógica para ayudar a los residentes a mantener ambientes de vivienda más cómodos adentro de sus casas.

Previa    Siguiente